965 51 42 67 - Carrer de les Moreres, 9, 03827 Almudaina, Alacant almudaina@almudaina.es

Historia

EL SIGNIFICADO DEL NOMBRE

Almudaina, significa ” fortaleza “. Según el filólogo valenciano Sanchis Guarner viene de la palabra árabe ” almudena ” que significa “fortaleza” lo cual tiene su explicación por la torre de época romana que allí se levanta.

El historiador Escolano dice que Almudaina procede de la palabra árabe “medina” y significa “ciudad cuidadosa” o “población pequeña”. Esta etimología de Escolano no parece exacta.

 

PRIMEROS POBLADORES

Los primeros pobladores seguramente fueron los íberos contestanos que se afincaron al norte de la provincia de Alicante y al sur de la de Valencia, teniendo por capital a Cocentaina, mientras los íberos edetanos se establecieron en el centro y norte de la provincia de Valencia, siendo su capital Liria.

 

ÉPOCA ROMANA

Los romanos también se establecieron en Almudaina, pues según el historiador Francisco Figaeras, su torre fortaleza pertenece a la época romana. Esta torre, por su situación estratégica, fue después reconstruida por los árabes.

 

RECONQUISTA

Por los años 1244-45, el rey Don Jaime conquistó toda la zona de Cocentaina que pertenecía a la jurisdicción del rey moro de Dénia, e hizo donación de todo el término de Planes y Almudaina a Doña Teresa Gil de Vidaura y al hijo de ambos Don Jaime, Señor de Jérica.

Doña Teresa Gil de Vidaura, hija de Juan de Vidaura, noble navarro, enviudó muy joven de Don Sancho Pérez de Losada. Don Jaime la conoció antes de la muerte de su segunda esposa, Doña Violante, y quedó prendado de su hermosura. A la muerte de Doña Violante (1251), Don Jaime cortejó insistentemente a Doña Teresa, la cual, no accedió nunca a sus pretensiones amorosas. Hasta que un día, llevado por la pasión, el rey Don Jaime, penetró en su habitación, haciéndole, ante dos caballeros, juramento de matrimonio y fue entonces cuando Doña Teresa accedió a sus deseos amorosos. Pero Don Jaime nunca cumplió su promesa; la llevaba consigo y la trataba como una reina, pero nunca le dio en documentos el título de tal. De esta unión nacieron dos hijos: Don Jaime, Señor de Jérica y Don Pedro, Señor de Ayerbe. Doña Teresa que en su juventud había deslumbrado con su belleza contrajo la enfermedad de la lepra. Don Jaime pidió al Papa Clemente IV en 1266 que deshiciera su matrimonio pero este no se lo concedió.

Muerto ya Don Jaime (1276), Doña Teresa Gil de Vidaura y su hijo Don Jaime, Señor de Jérica y la esposa de este Doña Elfa Albero de Asagra ceden todas sus posesiones de Planes y Almudaina a Don Arnaldo de Senolis y Raimundo de Pujasons. Estas posesiones abarcaban hasta los términos de Margarida, Alcalá de la Jovada, Valle de Gallinera, Valle de Perpuchant (Lorcha – Beniarrés), Alcocer, Valle de Travadell (Gorga – Benimarfull) y Valle de Ceta. En esta donación, Doña Teresa y su hijo se reservaron la posesión del Castillo de Planes y la Torre de Almudaina, además del comercio y la administración de la justicia.

 

VENTA DEL CASTILLO DE PLANES Y LA TORRE DE ALMUDAINA

Parece ser que a la muerte de Dª Teresa y su hijo D. Jaime, la propiedad del Castillo de Planes y de la Torre de Almudaina revertieron de nuevo a la corona de Aragón, porque en el año 1389, Don Juan I rey de Aragón y su esposa Doña Violante de Bar vendieron el Castillo de Planes y la Torre de Almudaina, junto a otros bienes, a Juan Gascón de Valencia, por el precio de 198.900 sueldos témales barceloneses (9.945 libras). Don Juan I llevó una vida entregada al lujo, a los placeres, a las diversiones de la música y a la caza. En un momento de apuro económico se vio obligado a vender estas posesiones, según consta en un documento que se conserva en el Archivo del Reino de Valencia.

 

LA TORRE

Ligada siempre a la estrategia militar del Castillo de Planes, se conserva en Almudaina una torre-fortaleza moruna. Mide 22 m. de altura y es de base cuadrada. Se levanta sobre una peña y al borde de un precipicio y, según el historiador Francisco Higueras, pertenece a la época romana, pero no indica en que fundamenta su opinión.

Por tres de sus caras está unida a los edificios del pueblo, muy cerca del templo parroquial. Su valor estratégico residía, principalmente, en que era un punto desde el cual se divisaba todo el valle de Planes, Catznarruch, términos de Beniarrés y Gaianes, la Plana de Muro, la ladera sur de las sierras de Benicadell y Mariola, la torre de Cocentaina y el castillo de Travadell.

Dentro del casco de la población de Almudaina se han encontrado muchas tumbas, algunas de ellas, como dice Sanchis Severa, con inscripciones arábigas, que se han perdido. La situación de estas tumbas, colocadas muy cerca las unas de las otras y en perfecta simetría, hacen sospechar la existencia de una encarnizada batalla por la posesión de la Torre. Un lugar de tan escaso número de habitantes como era Almudaina en la época de los árabes, hace imposible un cementerio de tales proporciones.

En 1408 Doña Violante de Bar, esposa del rey D. Juan el Cazador, concedió a Francisco Folorado el derecho de establecerse en ella, adaptándola como vivienda para lo cual, se tuvo que derribar las almenas y merlones y añadirle un tejado a dos vertientes de agua.

En su interior consta de tres plantas en las cuales hay:

  1. Una habitación que se cree que debería estar dividida en dos partes por los restos y seriales de tabiques, al mismo tiempo hay una chimenea, con estantes adosados.
  2. Dos habitaciones independientes, pues existen dos puertas una para cada una y entre ellas no hay comunicación.
  3. Último piso de la Torre, con una altura muy pequeña. No tiene compartimientos y su techo es el tejado de la Torre.

Posteriormente fue utilizada para albergar a animales como gallinas, conejos, ocas, palomos… Después, fue vendida a unos particulares de Dénia. En la actualidad ha sido adquirida por la Excma. Diputación Provincial de Alicante, según escritura de compraventa de fecha 3 de diciembre de 1999, a sus anteriores propietarios D. José Luis Riera Cabrera y D. Joseph Antoni Devesa Riera, se halla actualmente inscrita con el n° de finca 1845 en el Registro de la Propiedad de Cocentaina y a fecha de hoy está en periodo de restauración, con un presupuesto de 477.244, 00 euros, financiado por la Diputación Provincial de Alicante.